¿Cómo superar la ansiedad de comer?

¿como combatir la ansiedad de comer dulces?, ¿como quitarme la ansiedad por comer?,  ¿como evitar la ansiedad de comer?

Estas son algunas de las preguntas que saltan en la cabeza de muchas personas desesperadas por poder solucionar su problema de ansiedad por comer, y lo cierto es que no es un camino fácil.

El problema de la ansiedad por la  comida afecta a miles de personas, algunos estudios estadísticos hablan de entre un 10% o incluso un 15%, pero ninguno de ellos es cien por cien fiable. Lo cierto es que si estás leyendo este artículo probablemente para ti el problema de ansiedad por la  comida haya aparecido en tu vida o bien ya lleve mucho tiempo instalado.

Sin embargo no te sientas solo por ello, esta situación de desesperación y de no saber qué hacer, es algo muy común. A lo largo de estos dos meses he visto muchas historias de ansiedad en los comentarios que han ido dejando en mi página, y todos tienen el mismo patrón común. Cuando ves sus historias de ansiedad con la comida estos son los patrones que tienen en común.

  • La persona está completamente desesperada, no tiene modo de controlar sus impulsos y cuando busca ayuda es porque ya ha agotado todos sus intentos, la ansiedad por la comida es un problema difícil.
  • Por otro lado cuando vamos a ver los alimentos a los que recurren cuando están ansiosos, los hay que buscan alimentos con alto contenido en azúcar como el chocolate, las galletas, helados etc. Pero también hay otras personas para las que cualquier alimento es válido, sea lo que fuera necesitan llenar su estómago con nuevas sensaciones.
  • Otro de los nexos en común es que muchos de ellos recurren a la comida en momentos de depresión, ansiedad o bien cuando están pasando por un momento difícil en su vida. Sin embargo también existen otros donde el fuerte descontrol ya está instaurado en sus vidas y hagan lo que hagan cuando comen, es siempre bajo un alto grado de descontrol.
  • En cuanto al momento en que se producen los atracones, para algunos es cuando pasan mucho tiempo con aquella circunstancia que les produce estrés como el trabajo o bien cuando acaban de tener un altercado o problema que les afecta emocionalmente. La comida se convierte en su canalización de sus problemas y parece que no hay más solución que la que se encuentra en los estantes de su nevera.

Esta situación es bien conocida para mí, ya que por mucho tiempo en mi vida me pasé completamente ligado a mis emociones y la nevera. Perder la calma, no saber qué hacer y estar completamente desesperado son sensaciones que todavía puedo recordad con cierta fuerza. Pero quizás fruto de la fuerte desesperación y de no poder resolver el problema. Pasaba períodos de fuerte esfuerzo por ir al gimnasio que luego  al cabo de los días acaba por compensar con nuevos atracones, llegando a sentirme fuertemente frustrado porque todo lo que hacía parecía un camino inútil para poder superar mi problema de ansiedad. Hasta que un día tuve una fuerte inspiración, no voy a mentir, también he hecho un largo camino de introspección personal pero empecé a probar cosas diferentes hasta encontrar aquello que me funcionó. Y tengo que decir la verdad me funcionó tan bien, que en apenas 4 días conseguí deshacerme de la ansiedad que llevaba conmigo cargada a mis espaldas durante los últimos 3 años.

Me di cuenta de que siempre había tenido ansiedad por la comida, y de que siempre había sido un dependiente de la comida. Pero los últimos 3 años de fuerte depresión y estrés habían superado mi capacidad de contenerme y estaba completamente fuera de control. Mis hábitos alimenticios no  seguían un patrón fijo y se parecían más a grandes tsunamis de hidratos de carbonos y azúcares que parecía muy difícil de calmar. Pero todo eso terminó para mi, y por eso después de la experiencia aprendida decidí escribir un libro que titulé A Dieta Sin Ansiedad”. La verdad creo que ha sido un camino de exploración personal muy importante y esto es en verdad lo que pretendí hacer cuando me puse a escribirlo. Me costó mucho esfuerzo llevarlo a cabo ya que trabajaba en una empresa 40 horas a la semana, y además le dedicaba 30 horas a escribir cada semana durante casi 10 meses. Fue una auténtica odisea, todo con el afán de servir de referencia para que otras personas puedan superar su problema.

Sea cual sea tu decisión o el modo en que decidas intentar resolver tu problema te animo que lo leas. Espero que realmente te sirva de ayuda como a mi realmente me ayudó a librarme de ese carga que solo yo y personas como tu conocemos.

Con mi más entero afecto.

Luis Carmona Martínez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

2.205 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress