La Ley del Equilibrio y la Ansiedad

La ley del Equilibrio es uno de los concepto básico desarrollados en el libro “A Dieta Sin Ansiedad”. Hace pocos días publiqué un artículo sobre la Ansiedad por las dietas y creo que este es el momento para abrir una  ventana de conocimiento. Es muy importante tener en cuenta que sin entender esta sencilla ley claramente, nos será muy difícil poder superar nuestro problema de ansiedad. Cuando comemos, cuando realizamos algo por placer, estamos en la búsqueda de un nuevo equilibrio interior, de una nueva manera de instaurar aquella tranquilidad que hemos perdido por las sensaciones que nos producen nuestras experiencias vividas.

Entender que cuando comemos estamos ante un acto de compensación de emociones, donde pretendemos reinstaurar un equilibrio lo que estamos haciendo es abrir una nueva puerta de conocimiento. El hecho de poder entender este sencillo acto, nos generar una ventaja importante. Primeramente por que si sabemos que lo que estamos haciendo es compensar parte de nuestras emociones, podemos entender claramente que si conseguimos crear otro tipo de compensaciones, podremos entonces reinstaurarnos en un  nuevo tipo de equilibrio interior donde no necesitemos la comida para sentirnos bien. Pero al mismo tiempo también nos brinda el conocimiento de que si estamos en necesidad de una emocion positiva es por que también hay mucha negatividad.

La primera parte del trabajo personal para poder superar la ansiedad personal empieza por preguntarse ¿de que otra manera me puedo premiar cuando estoy estresado? ¿hay algo que puedo hacer para sentirme bien sin tener que ir a la nevera?

Aunque dejo esta respuesta abierta, me gustaría comentar que al menos en sentido general tenemos dos respuestas dadas. Una desde el lado del Budismo y la cultura Zen, donde nos hablan de la aceptación y la no lucha. Y efectivamente así es, si permanecemos mucho rato contemplativos y entrenamos nuestra actitud hacia la calma lograremos poco a poco relajarnos. De algún modo estaremos entrenándonos también para los momentos de ansiedad. Por otro lado, muchas otras personas simplemente se concentran en hacer deporte o relacionarse con los amigos, solo por la cantidad de atención que estas actividades requieren junto con el fuerte estímulo que recibimos del exterior son suficientes para poder distraer nuestra mente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

* Copy This Password *

* Type Or Paste Password Here *

1.646 Spam Comments Blocked so far by Spam Free Wordpress