La comida… ¡mi pesadilla!

Cuando escuchas las causas que llevan a las personas a comer con ansiedad, es difícil quedarse indiferente.  Durante estos días he tenido tiempo de leer los mensajes de  mis lectores que les llevan  a engancharse a la comida.  Por un lado  es muy gratificante  poder sentirse cerca de mis lectores y poder  entender mejor  sus problemas pero  al mismo tiempo también me siento bastante tocado por la dificultad a la que se enfrentan algunos de ellos. Si has llegado hasta esta página, seguramente algunas de estas historias anónimas resonarán contigo.

– Un caso no poco habitual de una chica que se cuida y tiene voluntad para ir al gimnasio y hacer sus rutinas de ejercicio. El problema que me cuenta esta persona es que cuando  llega a casa ya no puede más y decae de nuevo en la ansiedad por la comida. Como ella misma relata, se siente completamente enganchada a sus hábitos de alimentación y no puede dejar ni parar de comer.  Se siente desesperada por que parece que todos sus esfuerzos en el gimnasio se esfuman fácilmente en cuanto abre la nevera: no puede controlar lo que come.

– También me gustaría comentar otro caso,  esta vez es un profundo sufrimiento por problemas a nivel personal y su familia.  Se encuentra completamente depresiva y la comida se ha convertido en un refugio del que no puede salir, por que es el recurso que le sirve para compensar su enorme dolor personal. Comer con ansiedad es ya un hábito para ella del que apenas puede salir.

– Otra lectora me remite  un grave  problema de obesidad  con una cantidad importante de sobrepeso. Es duro escuchar lo difícil que es para esta persona poder superar su problema y la enorme dificultad que siente sobre sus espaldas. Por un lado lo lejos y distantes que parece para ella el poder adelgazar y al mismo tiempo su enorme dependencia con la comida que le impide poder progresar. La comida se ha convertido en un círculo vicioso difícil de soltar.

He podido leer todos los casos que me han remitido y la verdad sinceramente algunos son duros de escuchar, si el tuyo no es menos te animo  a que intentes  leer mi libro. Algunas de estas personas han podido beneficiarse de tomar un ejemplar gratuito de mi libro solo por contar su historia. Espero que a ti también sea de ayuda, si lo necesitas. Estamos aquí para ayudarte.

Un abrazo

Luis

Promoción Cuéntame tu Historia

Promoción especial para conseguir un ejemplar del libro “A Dieta Sin Ansiedad” completamente gratis!!! por un plazo limitado. Los ganadores de esta promoción tendrán derecho a visionar  un ejemplar del libro en versión online por un plazo limitado de 30 días.

- Solo las primeras 20 personas.

- Plazo  hasta el 31 de Octubre del 2013. CERRADO!!!

 

¿Cómo funciona la promoción?

  1. - Escribe un comentario de 5 líneas explicando tu problema de Ansiedad con la comida en esta misma página.
  2. - Escribe un mail a través de la página de contacto con el título “Promoción cuéntame tu historia” con tus datos de contacto.
  3. - Te enviaré un link y password para que puedas leer libro completamente durante 30 días.

Remedio para dejar de comer con ansiedad…

En este post me gustaría presentaros el vídeo promocional de mi libro… es un pequeño dibujo animado que no puedo parar de comer… Está bien para hecharle una reflexión y por que no, animarse a leer el libro ” A Dieta Sin Ansiedad”, y empezar a dejar atrás esas ansias incontroladas por comer.

Aquí os dejo el vídeo, espero que os guste.

La Ley del Equilibrio y la Ansiedad

La ley del Equilibrio es uno de los concepto básico desarrollados en el libro “A Dieta Sin Ansiedad”. Hace pocos días publiqué un artículo sobre la Ansiedad por las dietas y creo que este es el momento para abrir una  ventana de conocimiento. Es muy importante tener en cuenta que sin entender esta sencilla ley claramente, nos será muy difícil poder superar nuestro problema de ansiedad. Cuando comemos, cuando realizamos algo por placer, estamos en la búsqueda de un nuevo equilibrio interior, de una nueva manera de instaurar aquella tranquilidad que hemos perdido por las sensaciones que nos producen nuestras experiencias vividas.

Entender que cuando comemos estamos ante un acto de compensación de emociones, donde pretendemos reinstaurar un equilibrio lo que estamos haciendo es abrir una nueva puerta de conocimiento. El hecho de poder entender este sencillo acto, nos generar una ventaja importante. Primeramente por que si sabemos que lo que estamos haciendo es compensar parte de nuestras emociones, podemos entender claramente que si conseguimos crear otro tipo de compensaciones, podremos entonces reinstaurarnos en un  nuevo tipo de equilibrio interior donde no necesitemos la comida para sentirnos bien. Pero al mismo tiempo también nos brinda el conocimiento de que si estamos en necesidad de una emocion positiva es por que también hay mucha negatividad.

La primera parte del trabajo personal para poder superar la ansiedad personal empieza por preguntarse ¿de que otra manera me puedo premiar cuando estoy estresado? ¿hay algo que puedo hacer para sentirme bien sin tener que ir a la nevera?

Aunque dejo esta respuesta abierta, me gustaría comentar que al menos en sentido general tenemos dos respuestas dadas. Una desde el lado del Budismo y la cultura Zen, donde nos hablan de la aceptación y la no lucha. Y efectivamente así es, si permanecemos mucho rato contemplativos y entrenamos nuestra actitud hacia la calma lograremos poco a poco relajarnos. De algún modo estaremos entrenándonos también para los momentos de ansiedad. Por otro lado, muchas otras personas simplemente se concentran en hacer deporte o relacionarse con los amigos, solo por la cantidad de atención que estas actividades requieren junto con el fuerte estímulo que recibimos del exterior son suficientes para poder distraer nuestra mente.